lunes, 17 de septiembre de 2012

Elemental

Aquí os traigo mi nueva historia espero que me comenteis que os parece para seguir con más y poder entreteneros en vuestro tiempo libre. Muchos besos!!!

Elemental: Prólogo

Era un día bastante ajetreado como cualquier otro, un grupo de gente se paró en frente del paso de peatones, esperando el permiso del semáforo... Las pantallas digitales en los rascacielos eran tendencia, mientras la gente esperaba tranquilamente al color verde, las pantalla entretenían a las masas.
Llevaban semanas anunciándolo...

“Este complejo albergará a más de cuatrocientos millones de personas, su tamaño lo hace la mayor estructura jamás creada, si usted puede permitirse una plaza aquí no tendrá que salir de sus instalaciones porque su Succum que constará de torres interconectadas entre sí y a una aún más grande llamada Summun, que estará en el centro de este maravilloso lugar, se encargarán de suministrar a todo el Eras. Consta de la tecnología más avanzada de producción que hará de Eras una mega estructura auto suficiente. No lo dude más y comience su nueva vida en el Eras donde se producirán todos los recursos que deseé. Diga sí a Eras”

La chica del telediario ofrecía una amplia sonrisa pero en las pantallas digitales se veía exageradamente grande. Algunos ya ignoraban el anuncio, a otros se les escuchaba maldiciendo lo caro y lo ostentoso que seria vivir allí teniendo sitios más bonitos. Otros se lamentaban por no tener el dinero para mudarse allí, porque seria la vida definitiva, para qué tener que preocuparse por buscar recursos y alimentos si allí hacían lo que fuera con lo último en tecnología. Todo el tiempo se hablaba del Eras.

El semáforo tornó verde, pero nadie se movió, lo que estaba ahora en las pantallas sí atrajo toda la atención... La emisión normal cambió de repente con un gran estruendo, un hombre de unos 40 años estaba ahora en todas las pantallas, a primera vista solo un hacker más, pero cuando comenzó a hablar lo que dijo fue contundente...

“No tengo mucho tiempo, así que escuchad con atención ¡Nos han engañado a todos! Eras no será solo una mega estructura para los que quieran vivir allí sino que en los años venideros solo será habitable la zona donde está instalado este famoso complejo residencial. No se dejen engañar y vayan hacia sus muros, exijan su sitio en lo que será su salvación, si no serán olvidados y morirán si no están dentro de esa estructura. Si no me creen solo miren este gráfico donde se comprueba que la atmósfera pronto desaparecerá y que solo un tres por ciento del planeta será habitable ¿Deducen que es lo que está construido en ese tres por ciento? Efectivamente ¡El Eras! ¡Salgan de sus casas y diríjanse al Eras no se dejen asesinar tranquilamente por tiranos! ¡Vayan al Eras si quieren vivir!”

El gráfico, que mostraba claramente como había decrecido el oxígeno en la atmósfera y como la capa de ozono estaba desapareciendo, aun se veía en la pantalla cuando el hombre ya se había ido. Hubo un corte en la emisión y todas las pantallas se apagaron.

Por unos segundos todo paró en seco, pero de pronto de la nada aparecieron chicos de unos veinte a treinta años tirando papeles al aire gritando:

-¡No se dejen engañar, vayan al Eras si desean seguir viviendo!

Al cabo de un par de horas, todo era un caos, la gente corría sin rumbo, los coches ahora llenaban las calles en colas infinitas y se estaban produciendo los primeros saqueos.
Era un hecho, habían sido engañados tanto por los medios de comunicación como por los demás mandatarios, sobornados con un lugar privilegiado en el Eras, para no perder el control mientras construían la mega estructura. Ahora sus alrededores estaban bien protegidos por unos muros imposibles de derribar, la fuerza militar los reforzaba y la gente que se intentara acercar al Eras era aniquilada sin piedad. 

En cuestión de años, las guerras y conflictos entre la misma gente que intentaba penetrar en el Eras y de estos contra las fuerzas fronterizas, cada vez eran más intensos y millones de vidas se iban por el camino cada día, cada hora... Mientras en el Eras se hacía una vida tranquila en una burbuja ajena a cualquier peligro. Fuera de la mega estructura todo estaba desolado por tantos conflictos y la falta de recursos que el Eras sustraía para sí.

Tantos siglos de guerra hizo que la gente se resignara y comprendiera que no había nada que hacer, aunque ya era demasiado tarde, después de tanta masacre había sobrevivido solo el diez por ciento de los seres humanos.
Todo ser vivo que quedó fuera del Eras se vio obligado a evolucionar, a sobrevivir, con los pocos recursos que quedaban y esperando la muerte por la ausencia de oxígeno...
Pero ocurrió algo insólito, la atmósfera no decayó de golpe como se decía, si no que permitió que poco a poco todos los seres que estaban bajo ella pudieran irse adaptando al nivel de oxígeno que iba disminuyendo. Unos dos mil años después a la evolución del propio ser humano, fuera del Eras, se le proclamó Essens y cada vez se extendía más por todo el planeta, al igual que las nuevas especies del mundo animal. Pero esa información no llegó a la gente del Eras hasta milenios después ya que estaban aislados del mundo, por miedo a morir si salían al exterior. Vivieron, por siglos, en la creencia de que todo ser vivo moriría fuera de esa mega fortaleza, que ahora, era su hogar.

Pasados unos cinco mil años, la tecnología del Eras había llegado a términos insospechados y se permitían explorar, siempre con mucha cautela, el resto del planeta. La enemistad entre humanos y essens se hacía cada vez más fuerte y se corría el riesgo de guerra entre las dos especies. Por su lado, los humanos hacían sus movimientos en secreto para investigar las anomalías de los essens, es decir, combatir si hubiera la ocasión, en contra de tales poderes, ya que esta especie los desarrolló para poder sobrevivir en condiciones ínfimas. Mientras reforzaban sus muros impenetrables, a alturas kilométricas.
La atmósfera era demasiado débil en la mayoría del globo como para que un humano sobreviviera unos minutos sin morir. Pero los essens querían que los humanos compartieran con ellos tanto su tecnología como sus recursos para vivir. Los humanos incrédulos se sentían tan amenazados que no aceptaban ninguna alianza con tales seres, es más, dentro del Eras se esparcían rumores de que los essens eran criaturas temibles y de intenciones perversas, para mantener a la gente alejada de cualquier curiosidad hacia el exterior. La fuerza militar en las fronteras del Eras eran tan estrictas que tenían orden de abrir fuego a cualquier criatura que atravesara su campo de visión. Eran llamados vulgarmente Praesidos por los Essens ya que protegían con su vida esos muros.

Esta historia se centra en estos años donde varios protagonistas, sin saberlo, se dirigen a un mismo destino...

Licencia de Creative Commons