miércoles, 13 de febrero de 2013

A través del tiempo VI

Siento el retraso pero aquí os traigo el nuevo capítulo de A través del tiempo, os dejo para que los disfrutéis <3

Capítulo 5: El segundo que hizo cambiarlo todo






Capítulo 6: El torpe extraño que vive en mi casa


-¡Ayuda!- Escuchó decir Hana desde el baño, justo ahora que terminaba de vestirse. Corrió hacia allí poniéndose la última prenda una rebeca verde agua que por casualidad encontró atractiva lucirla ese día, encima de una camiseta y pantalones blancos.

Lo que vio al llegar donde Jin Ki la hizo abrir los ojos de par en par, aquel hombre por alguna extraña razón era un tanto torpe. No soltó una carcajada porque lo vio bastante agobiado pero si no hubiera reído al verlo así. Estaba de rodillas intentando parar el agua, la miraba como un niño apunto de llorar, un sentimiento de ternura le recorrió al ver aquel rostro con una mueca de suplica. Todo el baño estaba anegado. No era momento para reclamarle nada y mucho menos al ver que estaba esforzándose por remediarlo, pero ese hombre la sacaba de quicio. Mientras más intentaba tapar aquel orificio más se mojaba, salió de su ensoñación y fue a ayudarlo.

-No llevas ni medio día aquí y ya la estás liando ¿Por qué eres tan torpe?- Pretendía que su tono saliera serio pero sonó un tanto divertido, mientras más lo miraba más ganas de reír le entraban. Ahora ambos estaban agachados, con sus manos en la boca de la tubería sin conseguir nada, solo empaparse de arriba a abajo. -¡Ah!- Se quejó cuando un chorro de agua le azotó la cara. -¿Cómo demonios has acabado así? La tubería estaba en mal estado pero para llegar a quitarse... ¿Qué has hecho?- Terminó de decir la joven mientras veía como el agua seguía saliendo sin control, observó a Jin Ki y este hizo un gesto de disculpa que Hana aceptó un tanto molesta. Ahora solo debía averiguar donde estaba la llave de paso para cortar el agua.

-Lo siento, lo siento- Repetía una y otra vez Jin Ki al ver que Hana buscaba algo efusivamente. Todo ese destrozo era por su culpa y ahora ella también estaba empapada por intentar arreglar lo que él había ocasionado.

-Pero ¿Qué ha pasado?- Le preguntaba mirando hacia los lados del lavabo en busca de la llave. Ya estaban como pollos en remojo, lo único que importaba ahora es que el agua no llegara a salir de aquel baño.

-Bueno pues, aquel artilugio soltó agua- Hizo un gesto con su cabeza para indicar que se refería al inodoro. -Repentinamente yo me asusté, caí aquí y el resto... Es lo que ves- Volvió su mirada a la joven que inexplicablemente estaba aguantando la risa. ¿Qué era tan gracioso? Esa mujer le parecía muy extraña.

-Jajaja ¿Te asustaste al darle a la cisterna? Lo tuyo es grave. Jamás pensé que pudiera haber una persona como tú- Cuando paró de reírse miró a Jin Ki estaba molesto pero justo detrás de él, la vio. Aquella llave de paso estaba entre el lavabo y el mueble donde minutos antes el joven había dejado su ropa. -¡Oye!- Lo miró ahora seria. -¿Ves eso de allí? Gírala hacia la derecha, por favor- Pudo sacar una de sus manos para señalar la llave de paso. Al ver que Jin Ki entendió, ella se apresuró a volverla a poner en ese orificio mientras él giraba aquella cosa. Notó que la presión de agua disminuía y un suspiro de alivio salió de su boca.

-De verdad que lo siento...- El hombre se giró hacia ella con la cabeza gacha. ¿Cómo no perdonarlo? Era realmente adorable pidiendo disculpas. Ahora se fijó en como estaba todo, el suelo lleno de agua, su ropa, su pelo... Todo. Pero en vez de enfadarse no podía hacer otra cosa que sonreír. Una pequeña risilla salió de sus labios, algo que pareció sorprender a Jin Ki. Se acercó a ella, esa mujer era demasiado rara ¿Se había equivocado al juzgarla? ¿Al pensar que era igual que las demás? Una fuerte carcajada lo alejó de sus pensamientos. Hana estaba riéndose plácidamente cosa que le pareció encantadora, tan rara... tan hermosa... Espera ¿En qué estaba pensando?

-Jajaja Me gustaría saber por qué te disculpas tanto...- Qué imitara aquella frase que dijo minutos antes lo hizo sonreír y contagiarse de aquella risa. Ahora eran dos tontos empapados riéndose a carcajadas. Por un segundo sus miradas se cruzaron, el sonrojo en ambos era evidente. Hana observaba a aquel hombre, su mente volvió a traicionarla recordando el beso y giró su rostro hacia otro lado. Pero al volver su mirada a Jin Ki, aquello de estar empapado la estaba atrayendo demasiado. Maldición. El que por meses Onew ni la mirara, estaba causando estragos en ella. Se estaba convirtiendo en una pervertida. Sus mejillas cambiaron a un rojo bastante pronunciado que ocultó con sus manos.

-¡Hana!- Una voz se escuchó, venía de abajo. Hana pudo reconocer de quien se trataba así que corrió sin más cerrando la puerta del baño.

-¡Jessy! ¿Qué haces aquí?- Preguntó al ver que la joven había llegado ya al piso de arriba.

-Tengo que hablar contigo. Espera ¿Qué haces mojada?- Estaba enfrente de Hana cuando advirtió la condición de esta.

-¡Eh, nada! Se ha roto la tubería del lavabo pero ya lo he solucionado- Su sonrisa fingida convenció a su amiga que sonrió.

-Ah, entonces te ayudo a limpiar- Se dirigió al servicio pero Hana se lo impidió con un movimiento rápido.

-Eh, no. Ya lo he hecho también- Jessy se asustó por aquella reacción de la muchacha a lo que respondió frunciendo el ceño y encogiéndose de hombros.

-A veces eres rara Hana, pero igual te quiero- Le ofreció una mueca divertida mientras giró su paso hacia el salón, Hana la seguía de cerca mirando de vez en cuando hacia atrás esperaba que no se le ocurriera salir de allí, sería un problema más intentar explicarle a Jessy aquella situación tan bizarra.

Sentadas en el sofá Hana esbozó una sonrisa para después hablar.

-Es mi día libre ¿Qué te trae por aquí?

-¿Qué pasa? ¿No puedo solo venir a ver a mi amiga?- Fingía estar molesta con Hana por insinuar otros intereses en su visita repentina.

-Jessy...- Sabía que no era una visita cualquiera, ella venía por algo más.

-Aish. Odio cuando haces eso. Bien, Jonghyun me lo ha dicho- Confesó mirándola ahora con tristeza en sus ojos.

-Ah... Si bueno, a parte de vosotros dos nadie más se imagina lo que ocurre entre estas paredes...- De pronto se sintió deprimida, por unas horas había olvidado aquella sensación amarga. Ese extraño tan peculiar y torpe había ocupado todos sus pensamientos. Jessy era su mejor amiga pero algo le decía que no debía hablarle sobre Jin Ki, quizás debía averiguar quien era ese individuo antes de hacer saber de su existencia.

-Si tan solo volvieras con Jonghyun...- Aquellas palabras hicieron que Hana se sorprendiera.

-Jessy por favor no quiero hablar de eso ¿Me oyes?- Se levantó bastante molesta. -Quiero estar sola

-Pero Hana, Onew no te hace bien. Si ya no estas con él por qué le complaces en su idea de fingir algo que no es... Algo que te hará sufrir solo a ti- Imitó a Hana y la tomó de los hombros. -Sabes que tengo razón, si no fuera por Onew tu y Jonghyun...

-¡Ya basta! Mañana nos vemos en la compañía, espero que no vuelvas a hablarme del tema- Dicho esto se dirigió a la puerta, con un gesto invitó a Jessy que la cruzara. Esta con la cabeza gacha cedió sin más.

-Hana...

-Te quiero amiga pero ya sabes que no me gusta hablar de ese tema- Ya estaba cerrando la puerta en las narices de su amiga cuando dijo eso.

-¡Te quiero!- La voz de Jessy se escuchó fuera, esa mujer estaba loca igual que ella, sonrió un poco.

Volvió su mente a aquel baño. Al llegar a allí Jin Ki no estaba. “Este tipo es un enredo andante” pensó yendo hacia su habitación. Allí estaba, ya tenía puesta la ropa que le había dado antes de entrar al servicio, era algo bastante cómodo, una sudadera y unos pantalones de chandal pero le sentaban increíblemente bien. Observó como al parecer buscaba algo.

-¿Qué buscas?- Seguía con la mirada a ese extraño que daba vueltas por toda la habitación.

-¿Donde, donde está mi ropa?- Sin cesar en lo que estaba haciendo la miró levemente exigiéndole una respuesta. La joven no contestó sin embargo fue hacia el sillón que había al lado del balcón donde estaba parte del hanbok de Jin Ki.

-¿Esto?- El hombre se giró a verla y puso sus ojos en blanco. Tan a la vista y no se había dado cuenta. Velozmente llegó hasta ella y le quitó aquella prenda. Debía estar ahí, tenía que estar. Un alivio inmenso le recorrió el cuerpo cuando sus dedos dieron con aquel artilugio redondo que casi un día antes encontró.

-¡Menos mal!- Exclamó sacando el reloj de bolsillo de la manga de aquel hanbok. Hana abrió sus ojos enormemente, se parecía tanto al suyo... -¡Mira!- Jin Ki se dirigió a la cama de rodillas llegó hasta la cabecera y al llegar a la pared extendió su brazo con aquel artilugio en la mano. Lo colocaba al lado del reloj que tenían colgado allí. Era horrendo pero Onew se obcecó en ponerlo. -¿Ves?

-Si, veo pero ¿Qué pasa?- Ella venía dos relojes, el de la pared y el de bolsillo en la mano de aquel hombre que parecía enloquecer por momentos.

-¿No lo ves? ¡Es igual! ¡En tu mundo hay de estos, de seguro este que tengo entre mis manos por alguna razón viene de este mundo!- Estaba entusiasmado, como si hubiera descubierto algo grandioso.

-Solo veo dos relojes, quizás el tuyo te lo encontraste en la calle. Se parece bastante al mio pero...- En ese instante volvió la imagen fatídica en aquella terraza donde pedía su último deseo ¿Por qué? ¿Qué tenía eso que ver?

-¿Reloj? ¿Así se llama estas cosas?- Jin Ki se bajó de la cama para sentarse en ella. Por alguna razón Hana lo imitó, quizás era hora de que le explicara todo.

-Sí, así es. Reloj- Al estar sentada al lado de la mesilla solo tubo que extender su brazo para abrir el primer cajón de la mesilla. Ahí estaba, ese viejo reloj de bolsillo. -Mira yo tengo uno igual- Al ver aquello los ojos de Jin Ki se abrieron completamente. Si no fuera porque tenían dos podría jurar que era el mismo. -Son tan parecidos... Como tu y Onew...- Tal casualidad hizo que Hana se preguntara que estaba pasando ahí. Nunca había creído en casualidades...

-Creo, creo que este “reloj” me ha hecho venir aquí, creo no es casualidad que tu tengas uno idéntico al mio... Creo... Que...

-Que vienes del pasado- Ella misma se sorprendió al escucharse decir aquello. Era una locura, pero tenía más lógica al observar a aquel extraño. Todo en él era idéntico a Onew hasta el reloj de bolsillo. ¿Debía creer tal locura? Ese tipo lucía un hanbok la primera vez que lo vio y su habla era extraña, quizás debía creer esa historia ¿O era para olvidarse de sus otros problemas?

-¿Qué? ¿Como...? ¡Ah! ¡Por eso sabías que era un hanbok!- Su mente estaba confundida pero aquella mujer quizás tenía razón, más lógico eso que estar en otro mundo. Aunque de cualquier forma era una tremenda locura. Decidió con inseguridad preguntar algo... -¿En que año estamos?

-En el 2012- Aquella cifra era exagerada para Jin Ki pero viendo su alrededor podía entender que para existir tal avance de maquinas y artilugios debía haber una buena brecha desde donde venía hasta donde se encontraba. -¿Estos relojes tendrán algo que ver? ¿Lo crees así?

-Sí, lo creo ¿Me ayudarás a volver?

-Sí, o por lo menos intentarlo

-He comenzado a hablarte de tu pero no se tu nombre, demasiado desconsiderado ¿No crees?

-Ah, cierto. Me llamo Hana y tu eres Jin Ki ¿Verdad?- Pronunció mal, adrede, el nombre de Jin Ki por lo que este hizo una mueca de desagrado. -Era broma- Sonrió ampliamente y al ser correspondida con otra mueca incluso más agradable algo dentro de la joven se resintió ¿Qué era eso? Ahora que quizás podía quitarse de encima a aquel extraño... ¿Por qué sintió aquella punzada? Sus ganas de seguir preguntándose cosas a si misma se vieron interrumpidas por el sonido del timbre.
Ya estaba abajo cuando vio que Jin Ki bajaba la escaleras.

-¡Ve arriba, corre!- Susurró agitando sus manos para que la obedeciera pero escuchar la cerradura abrirse hizo que Jin Ki fuera corriendo hacia la encimera de la cocina y se escondiera allí. Aún así miraba por un lado, su curiosidad lo pilló como a un niño chico. Hana al ver la puerta abrirse corrió hacia ella abriéndola ella misma con delicadeza.

Jin Ki pudo observar como unos brazos rodeaban el cuerpo de Hana y unos labios que chocaban con los de ella. Algo en su estómago lo hizo retorcerse al ver esa escena ¿Quien era ese individuo?


Capítulo 7: Buenos amigos en situaciones difíciles 


Licencia de Creative Commons 
A través del tiempo by Laura Ramírez Patarro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://www.facebook.com/media/set/?set=a.477299068982080.111688.383825261662795&type=3.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://www.facebook.com/LaCulturaKPopYJPop.