domingo, 24 de febrero de 2013

A través del tiempo VII

Os dejo con el séptimo capítulo de mi fanfic con Onew. Que lo disfrutéis :)


Capítulo 6: El torpe extraño que vive en mi casa







Capítulo 7: Buenos amigos en situaciones difíciles


Al abrir la puerta Hana lo vio, sus ojos se agrandaron pero sin poder decir nada más se encontró entre sus brazos y recibiendo ese beso fugaz en los labios. Al cruzar de nuevo sus miradas observó su amplia sonrisa.

-¡Creí que estabas en Japón!- Exclamó la joven con total alegría al ver que aquel hombre que tenía en frente había vuelto.

-Sí que lo estaba pero por el clima cancelaron la sesión de fotos, era al aire libre y se suponía que debía reflejar estilo veraniego, soy bueno actuando pero tampoco me quiero congelar- Su rostro detonó orgullo y sonrisa triunfante.

-¡Ay! Mi diva, siempre tan perfecta- Así era, Key estaba frente a ella, ambos se cogían de las manos tiernamente. Agarró sus mejillas, hacía días que no lo veía y amaba hacerle eso, demasiado adorable para resistirse. Era uno de sus mejores amigos, sin contar con Jessy, él era su otra mano derecha aunque de su relación con Onew no le hablaba mucho ya que Key era de esas personas demasiado honestas como para no decir la verdad a los demás, si supiera sobre eso ya se habría encarado con Onew. Eso sería nefasto para el grupo. Nada más que Jonghyun sabía sobre aquello pero solo porque de alguna forma le concernía.

-Oye, estás mojada ¿Qué ha pasado?- Mientras tocaba el pelo de su amiga y notó que estaba un poco húmedo. También observó la pequeña herida de su labio pero prefirió pasarlo por alto en ese momento.

-Mmm... Una larga historia, pero ya estoy casi seca, no te preocupes. Anda Key no te quedes ahí, pasa

-Ah... Bueno, verás... Es que no vengo solo...- De pronto Jonghyun salió de un lado, parecía haber estado apoyado en la pared hasta ser el momento oportuno de girar hacia la puerta. Dirigió una esplendida sonrisa a la mujer que ahora soltaba las manos de Key por la sorpresa. -Esto... Me lo acabo de encontrar cuando llegaba aquí. Yo no tengo nada que ver...- La cara del rubio se veía un tanto apenada, quería aclarar que no formaba parte de ningún complot en su contra.

-Jonghyun... ¿A él también se lo has dicho?- Preguntó con tono acusatorio al joven, aun así siempre que lo veía inconscientemente su cuerpo temblaba de nerviosismo. Demasiado atractivo para no reaccionar al tenerlo cerca pero su pasado juntos pesaba más que cualquier otro aspecto de él.

-Bueno, sí. Pero Hana sabes como es Key, demasiado incisivo como para no decirle nada. Me habría matado- Hana aún estaba molesta, pero siendo Key esa información estaría bien segura. Este golpeó con los nudillos el hombro de Jonghyun que inmediatamente gritó de dolor exageradamente.

-Hana... ¿Por qué no me dijiste nada? Parezco ser demasiado duro pero puedo separar lo profesional de lo personal. Aunque le de su merecido a ese Onew, el grupo seguirá unido- Increíblemente Key adivinó el por qué Hana no le hablaba sobre eso. Simplemente le sonrió compresivo, lo quería muchísimo porque a pesar de que era menor que ella, la protegía como a una hija. Volvió a darle un beso fugaz en los labios, aquellos piquitos tan dulces que una madre da a sus hijos pequeños y agarró sus mejillas fuertemente. -Como no vuelvas a confiar en mi te mato ¿Ok?

-¡Ah! Vale, vale Key, pero duele- Hana se retorcía para soltarse pero Key apretaba más. Sonrió por su victoria y la soltó. -Diva mala- Haciendo pucheros, giró fingiendo molestia hacia un lado. Fue entonces cuando vio a Jin Ki mirándola. Se había olvidado que estaba en la cocina, le hizo un gesto para que dejara de asomarse, con la aguda vista de Key, podría ser descubierto en cualquier momento.

-Te veo mejor de lo que pensaba Hana- Era la voz melodiosa de Jonghyun que se acercaba a ella. -Me alegro enormemente verte tan entera- El abrazo de ese hombre la hizo recordar muchas cosas por lo que notó sus mejillas arder, en parte por el pellizco de Key segundos antes pero sobretodo por el contacto físico con Jonghyun. No era un simple abrazo, siempre mostraba aquellos sentimientos que tenía hacia ella, la deseaba pero Hana amaba a Onew desesperadamente. Eso lo frustraba, cuando veía la oportunidad de tocarla quería trasmitirle todos y cada uno de sus sentimientos en cada toque. Sabía que estando con Onew debía callar y ver cosas que no quería, así que ahora era el momento perfecto para protegerla... Para confesarle todo lo que guardaba... La soltó con desgana y agarró sus hombros. -Hana yo...

-Anda vamos dentro que hace corriente aquí- Key interrumpió aquel momento un tanto íntimo entre ambos y Hana en cierto modo lo agradeció. No estaba preparada para que otra cosa ocupara sus pensamientos ya tenía bastante con asimilar todo lo que sucedió el día anterior.

-Sí, os traigo algo de beber- La joven sonrió apartándose delicadamente de Jonghyun para no hacerlo sentir mal y se dirigió a la cocina.

-Aw, no puedo sentarme viéndote trabajar solo a ti, te ayudo- Dijo Key siguiéndola.

-¡No!- Paró en seco para mirar al rubio que ahora abría sus ojos sorprendido. Para que no sospecharan inventó una escusa... -Siéntate y descansa. Jong, por favor, tú igual. Sois mis invitados- Al parecer ese argumento convenció tanto a la diva como a Jonghyun. Se dirigieron al salón sentándose cómodamente en el enorme sofá principal de aquella estancia.

-¡Hoy saldremos de compras y no acepto un “no” por respuesta!- Key alzó la voz para que Hana escuchara desde la cocina, la hizo sonreír. No necesitaba decir nada, la diva ganaba siempre, por lo que replicar no era una opción.

Al llegar a la encimera lo vio sentado con su espalda recostada en el mueble.

-¿Quienes son?- Preguntó el curioso Jin Ki en un susurro, mientras que Hana se agachaba junto a él.

-Amigos, son amigos. Ahora cállate si no quieres que nos descubran- Ordenó Hana en voz baja pero el tono molesto retumbó por alrededor.

-¿Hana?- Jonghyun aun sentado levantaba su cabeza, moviéndola de un lado a otro buscando a la muchacha.

-¡Sí, ya voy! ¡Estoy buscando una bandeja!- Gritó sin dejar de mirar a Jin Ki. -Tendré que salir por un rato, así que por favor toma esto. Cualquier cosa deslizas el dedo por aquí y ¿Ves este nombre? Pues solo púlsalo, es Key, yo estaré con él hoy por lo que pondré alguna excusa para que me dé su móvil mientras no tengo el mio- Entre susurros, andaba mostrándole su smartphone. Sabía que quizás le hablara en un idioma raro para él ya que si venía del pasado, un móvil solo era un objeto desconocido para Jin Ki. Su ceño estaba fruncido pero asintió levemente ante la explicación. -Ah, para hablar, póntelo al lado de la oreja- Ahora sí vio en él una mueca de frustración. -Nada, supongo que por instinto sabrás que hacer si te llamo- Jin Ki volvió a asentir.

Ya estaba rumbo a la sala cuando miró como Jin Ki se asomó un poco sobre la superficie de la encimera. Le daba un poco de lástima dejarlo solo en casa pero si no quería que lo descubrieran debía satisfacer las exigencias de Key. Ademas ella también necesitaba despejarse y su amigo sabía la fórmula perfecta para quitarle cualquier tristeza. Ahora se volvió a preguntar ¿Qué estaría pensando en aquellos momentos donde la idea de desaparecer se le cruzó por la cabeza? De solo pensar que Key se enterara de lo que estuvo a punto de hacer un sudor frío recorrió su cuerpo, la mataría él mismo al saber tal atrocidad.

-Anda, dame un besito, tonto- Jonghyun se encontraba haciéndole cosquillas a la diva y poniendo morritos cerca de la cara de asco de Key, este intentaba alejarse de él como podía.

-Dejad el “fanservice” para el escenario chicos- Ambos se giraron hacia ella riéndose, Jonghyun se levantó rápidamente para ayudarla con la bandeja en la que traía las bebidas.

-Pero es que a este le encanto tanto que más que fanservice es obsesión por mi belleza- Aseguró Key con altivez. Jonghyun y Hana rieron pero el rubio hizo puchero. -¿Qué? Sabéis demás lo guapo que soy

-Si, mi diva eres un bellezón- Se burló Jonghyun mientras se acercaba al él. Siempre eran así, se llevaban tan bien que Hana sonreía cada vez que hacían una de sus bromas, hacia días que no se lo pasaba tan bien. Terminaron de beber y Hana se dirigió a la habitación para cambiarse, aún tenía húmeda aquella ropa, no podía salir así si no quería que el frío invernal del exterior la congelara.

Jin Ki volvió a asomarse, miró a esos dos hombres. Observó primero a Key, le pareció un tanto altivo como si se sintiera todopoderoso. Recordar el trato tan íntimo con Hana le molestaba bastante pero ¿Por qué? Aquella mujer no le era nada, verle besándola no una si no dos veces le hizo sentirse mal pero ¿Qué demonios?
Giró su rostro al otro hombre, por alguna extraña razón lo sentía como una amenaza, como un rival pero ¿Por qué? Solo la abrazó, no como el otro ¿Por qué notaba que era a él con el que tenía que lidiar? Sí, era aquella forma de mirarla, la veía con deseo, eso lo estaba molestando demasiado. “Jin Ki, ahora mismo ¿Qué es lo que estás haciendo?” Todos son unos extraños ¿Por qué molestarse por ella? ¿Qué era esa sensación de querer aquel tipo lejos de Hana?

Ah, por ese beso... Sí, ese beso que fingía no recordar...


Flashback

Era un lugar bastante oscuro, no sabía donde estaba. Quería salir de allí pero pudo notar como su cuerpo estaba inmóvil. Vio de nuevo esos pies, ese calzado que el extraño lucía ocupaba toda su atención ahora. Intentó salir de ese agujero pero no podía moverse. Segundos después la escena cambió... En frente de él estaba ella, Bu Yong. Por algún motivo no le hablaba solo indicaba con su brazo al horizonte. Jin Ki giró su rostro hacia donde ella apuntaba, la escena era grotesca. Una joven estaba muerta en el frío suelo del bosque, inexplicablemente se agachó para confirmar quien era. Sabía que se encontraría a Bu Yong pero algo le decía que debía confirmarlo.

Al girar la cabeza del cadáver cayó hacia atrás, su corazón estaba destrozado con aquella revelación... No era el rostro de Bu Yong era el de Hana. Aquella mujer que horas antes había salvado, esa joven que lo había cautivado con su belleza antes ni de que él se diera cuenta. Esa muchacha esta frente a él... Muerta. Gritó, gritó negando aquello... No pudo salvarlas, ni a Bu Yong ni a esa extraña... Su llanto era desgarrador...

De pronto se encontró sentado, suspiró. Por suerte había sido un horrible sueño. Lo que no se esperó fue esos labios tan cerca de los de él... Hana estaba justo delante, miró como le agarraba fuertemente la muñeca, rápidamente aflojó la presión pero sin soltarla. Esos labios lo estaban llamando, pedían a gritos que los besara. Así fue, sin pronunciar palabra se apegó a ellos. Demasiado suaves, demasiado provocativos para solo rozarlos... Debía saborearlos por lo que comenzó a intensificar aquel juego. Ella en un principio, no le correspondía, así que por un momento su mente pensó en apartarse. Sentir que por fin ella accedía imitándolo, lo alejó de aquella idea. La muchacha era efusiva ahora, eso lo provocó aún más. Realmente estaba extasiado con sus labios y boca. Jamás pensó que besar a una mujer fuera así de excitante. Mientras ambos exploraban la cavidad del otro en total armonía, su mano traviesa se posó en la cintura de la joven, se sorprendió al notar el tacto de aquella piel tan delicadamente suave. No sabía que pasaría después pero no quería parar a preguntárselo. Simplemente quería sentir todo aquello tan refrescante y a la vez tan ardiente.

-¡Onew!- Escuchar aquel nombre cortó con todo lo que estaba esperando o más bien ambicionando. Ella lo apartó totalmente apenada pero no quiso mirarle a la cara, aquella inoportuna palabra lo hizo volver a sus sentidos. Él era un extraño que se parecía a su pareja, solo eso pudo haberla incitado a seguirle el juego. Quizás la estaría alentando a hacer algo que no quería. Su interior le decía que no debía pedirle nada, ni mucho menos razones de por qué correspondió el beso. Cerró sus ojos fingiendo estar dormido. Eso sería lo más fácil para ambos y ella no se sentiría culpable ni obligada a dar ninguna explicación...

Fin del Flashback

Ahora que recordaba aquello sabía por qué veía a ese tipo como una amenaza. Quería que esos labios fueran solo para él. La forma en que Jonghyun la miraba denotaba sus sentimientos hacia ella. Aquel abrazo que ese tipo le había dado a Hana se repetía una y otra vez en su cabeza. Espera ¿Qué estaba pasando? Era prácticamente una extraña, una extraña que lo trataba mal, le decía y hacia cosas raras. Una extraña que era distinta a las demás, al parecer en solo unas horas había visto todas las caras de aquella mujer. Sí, la necesitaba pero solo era una simple ilusión, el estar fuera de su tiempo quizás lo estaba haciendo enloquecer, sí debía ser eso...



 Licencia de Creative Commons