lunes, 17 de junio de 2013

Los hijos del Kraken IX

Pues ya nos queda menos... Capítulo 9 de "Los hijos del Kraken"


Capítulo 8: The Seeker




Capítulo 9: ¿Amistad ante todo?

*Un mes después...*

-Señor, tengo información sobre “The Seeker”- El joven agente se volvía a colar en la oficina de su superior. Este parecía estar concentrado en unos papeles que cubrían casi todo su escritorio. Al alzar la vista se temió que hubiese descubierto algo no muy conveniente para él... En contra de lo que significaba ser un agente de la ley, estaba apoyando al Seeker por medio de su contacto. Desde que supo sobre ese encapuchado, ordenó a su aliado sacarle toda la información posible del Kraken si con ello podrían atraparlo. Le agradaba ya que alguna que otra vez le había facilitado las cosas en ciertas operaciones encubiertas. Ahora, los suyos, investigaban porqué sabía tanto acerca del Kraken y si, por algún casual, estuviera a favor de ese delincuente. En esa profesión no debían confiar en nadie y menos en un encapuchado que los distraía demasiado. Pero su experiencia le dictaba que no era ninguna amenaza, al contrario, los estaba ayudando, a él y a su contacto. Por eso debía ser discreto con ese joven agente. Este tenía un gran sentido de la ley y podría no entender la posición de su jefe. Era honesto y leal a la vez que incisivo e inteligente, dudaba que si descubría sobre sus tratos con el Seeker lo delataría haciendo lo correcto. Descubrirlo ante todos.

-Había cesado hace unos meses ¿Por qué ha vuelto a las andadas? Ese chaval se está metiendo en algo grave. Debería alejarse del Kraken antes de que este decida que es un peligro para él- Contó haciéndose el despreocupado mientras el joven se sentaba frente a él.

-Señor, es un delincuente como él. Se las da de héroe pero no es más que un cretino que se cree que está por encima de la ley- Afirmó argumentando concretamente la verdad a la que se debían atener.

-Lo sé pero si no hubiera sido por él, aun estaríamos pensando que el Kraken está fuera de Seúl. Gracias a él sabemos que se está instalando dios sabe donde, justo delante de nuestras narices- No podía fingir que no le importaba, al fin y al cabo era su opinión. Si le seguía el juego sería aún más sospechoso.

-Señor, los rumores apuntan a que recibe apoyo de uno de los nuestros. No es enteramente su mérito- Aclaró seguro el chico.

-En eso estamos ¿No? Intentando saber quién le da los soplos. Aunque personalmente me gustaría centrarme en el Kraken, los de arriba me presionan para detener a ese The Seeker. ¡Y este es el menor de nuestros problemas! ¡Ese malnacido de Jae Hyuk nos está desviando hacia donde él quiere y nadie se da cuenta!- Se levantó ofuscado de su asiento, no estaba para intentar disimular sus preferencias en esa investigación.

-Lo sé señor, yo sí me doy cuenta- Su superior lo miró sorprendido, Quizás entendió por donde iba, aunque igualmente debía aclararle de qué estaba hablándole. -Escuche... En este sobre hay tres nombres- Lo imitó levantándose para quedar frente a su jefe. -Sólo me importa uno de ellos- Lo sabía, sabía que en esos papeles estaba escrito su nombre. Tenía que calmarse y todos esos años en el cuerpo de policía se lo permitieron ante la revelación del muchacho. 

Saberse descubierto sólo le daba una opción. -Ahora que lo sabes... ¿Qué vas a hacer joven?- Esperar la respuesta del que tenía enfrente.

-Sé que no se opondría a mi decisión fuera la que fuese pero... Señor... Yo podría...- Ante la incapacidad de seguir hablando el mayor lo interrumpió un tanto confundido.

-¿A qué te refieres?

-Sólo yo sé sobre esta información, digamos que finjo nunca haberla visto- Se acercó más para asegurarse que nadie fuera de esas paredes escuchaba curioso. -Supongamos que yo no he encontrado nada sobre la verdadera identidad del Seeker y de su vínculo con la policía... Me gustaría ayudarle señor. Sé que es muy importante para usted atrapar a ese Kraken y estoy dispuesto a apoyarle en lo que sea, independientemente de las órdenes que nos den desde arriba... Si usted dice que sería bueno colaborar con ese Seeker para atrapar al Kraken lo haré gustoso- Una sonrisa paternal se cruzó orgullosa en la cara del comisario. El joven concluyó. -No hay ninguna copia de esto, puedo quemar este sobre ahora mismo- Cruzó por su mente una repentina curiosidad por saber el tercer nombre, la verdadera identidad de “The Seeker” sin embargo, seguir desconociéndolo era mejor. Debía mantener la seguridad de aquel muchacho fuera como fuese. El Kraken, y el resto de la policía, podrían ponerlo en peligro.

-Sabes lo que estás diciendo ¿Verdad?- El otro asintió completamente seguro. -Entonces toma esto-Sacó de uno de sus bolsillos un mechero. El joven no lo dudó prendiendo una de las esquinas del paquete y lo arrojó a la papelera sin miramientos.

-¿Qué me ordena hacer ahora señor?

-Lo sabrás cuando estés ahí- Sentenció el hombre sonriendo de nuevo.

---

-¡Que no! ¡Que no es por ahí!

-¡Que sí! ¿Recuerdas que sigo siendo coreana?

-Pues no lo parece. Seguimos dando vueltas como estúpidos por tu culpa. Joder, llegaré tarde al concierto ¡Soy el líder, el vocalista! ¿No lo entiendes?- Gritaba Yonghwa en el asiento de copiloto. Sostenía un mapa desplegado, bastante grande, que ocupaba todo su espacio delantero. Llevaban cerca de veinte minutos intentando encontrar el estadio donde se presentarían CNBLUE esa noche. Jonghyun había llamado un par de veces para decirles que les quedaba poco tiempo. Los nervios de ambos se estaban acabando por no decir que estaban totalmente fulminados ya.

-¡Cállate ya! ¡Dame el maldito mapa!- Alargando la mano hacia él.

-No, tú atiende a la carretera o me matarás- Lara bufó ante la impertinencia de Yonghwa. Volvió a su idea de coger el dichoso papel, intentó arrebatárselo un par de veces hasta que en un despiste pudo quitárselo casi rasgándolo por la mitad. Se ganó una mirada fulminante del joven. 

Su relación después del desafortunado percance que incluyó el “beso” los hizo evitarse el uno al otro ¿Cómo? Insultándose hasta la saciedad y sacando discusiones del mínimo fallo del otro. Desde fuera parecían un matrimonio cerca de las bodas de plata. Cada vez que escuchaban decir a alguien aquello una nueva tormenta de gritos inundaban el lugar donde estuviesen. Muchas veces Lara utilizaba la confesión de Yonghwa para humillarlo diciéndole que deseaba a alguien que lo odiaba con todas sus fuerzas. En cambio él contraatacaba diciéndole que lo había disfrutado mucho más puesto que sólo se trataba para él de una simple prueba. 
Extrañamente para Jonghyun eran una mezcla de sensaciones. Se divertía al verlos tan distraídos ante la situación en la que estaban sometidos. Ver a Lara, como siempre, alerta y a Yonghwa hacerla relajarse, inconscientemente, de una manera que ni él mismo podría conseguir. A veces la alegría se convertía en ese sentimiento mezquino. Ese maldito sentimiento que creía olvidado y comenzaba a instaurarse de nuevo en su interior, sin embargo debía pensar en como mantener el de Lara intacto. No se perdonaría jamás verla convertida en lo que era ahora Kraken. Aunque quizás Yonghwa ya lo estaba superando en esa labor. Por otra parte sufría las consecuencias de estar en una posición tan comprometida, sin contar con la repentina calma en la que todo estaba por ahora. Aquello no era para nada normal. Se venía algo grande, algo peligroso...

Yonghwa casi se deja los dientes por el repentino frenazo que había dado Lara sin avisarle.

-¿Qué demonios...- No lo dejó terminar. Y tampoco le prestó mucha atención a Yonghwa cuando este exageró su golpe poniéndose una mano en la boca.

-Por estas cosas debes ponerte el cinturón. Imbécil- Proclamó al desplegar mejor el mapa encima del volante. No vio como el joven se acercaba a su lado para indicarle por donde, supuestamente debía ir.

-¿Ves? Debes cruzar por ahí- Se quedó en la misma posición esperando a que ella dijera algo, giró su rostro hacia el femenino que cerraba sus ojos y se tapaba con una mano. -¿Qué?

-¡Tarugo! El mapa está al revés ¡Ha estado al revés todo el maldito tiempo!- Terminó diciendo Lara aplastando el papel en la cara de su compañero. Este tubo que retroceder hasta su asiento para equilibrar, cuando se quitó el mapa de la cara lo examinó intentando convencerse de que no estaba equivocado.

-¡¿Qué?! No, imposible...- No acabó de hablar cuando se dio cuenta de que en verdad había estado, todo el tiempo, sosteniendo el mapa del revés. Bajó la cabeza como un niño al terminar una de sus trastadas. Por supuesto, evitó la mirada reprobatoria de Lara.

-¡Aish! ¡Maldición! ¡No debí dejártelo a ti!- La joven golpeó el volante con frustración.

-¿Qué hacemos ahora?- Su tono había cambiado por completo, sonaba bastante suave, más de lo que le hubiera gustado.

-Da igual, pasaré por aquí. Creo haber visto un descampado y quizás sea el que nos dijo Jonghyun- Sin más arrancó de nuevo el vehículo sin mirar a Yonghwa ni un sólo momento. 

---

-¡Oh, por favor! ¡Al fin llegáis!- Exclamó Jonghyun al verlos llegar. Después de avisarle a Yonghwa de que disponían de unos minutos para prepararse, Lara habló con uno del staff dejando claro cómo debía ir todo con respecto a la seguridad. Ella misma se debía colocar entre los telones laterales, cerca de Yonghwa y vigilando cualquier punto del lado del público. Parecía estar en orden hasta el mínimo detalle, sonrió complacida. 

-¡Cinco minutos!- Se escuchó en el pasillo hacia los camerinos.

Los cuatro miembros salieron impecables. Minhyuk le dedicó una amplia sonrisa a Lara antes de subir las escaleras al escenario, todo estaba a oscuras por lo que las fans no lo verían hasta que todos estuvieran ahí con los focos apuntando a cada uno. Jungshin fue el segundo, la joven palmeó su espalda intentando reconfortarlo. Era su primer concierto después el del atentado y los menores lo tomaron un poco temerosos de que volviera a ocurrir, temían por la vida de su líder igual que Jonghyun pero este, como Lara, había vivido entre el peligro mucho tiempo y sabía mantener la calma en situaciones como esa. 

Entonces los vio, Jonghyun y Yonghwa salían a la vez. Inconscientemente se le escapó una sonrisa al verlos, no le agradaba el último pero reconocía que la amistad que tenía con Jonghyun era de admirar. Frente al público reflejaban una relación distante para hacer el papel de tipos duros y rockeros, eso volvía locas a las fans. Sin embargo, fuera del escenario, eran bastante tiernos el uno con el otro. Realmente se llevaban muy bien. No sabía el porqué terminó escondiéndose en la esquina al verlos pararse para hablar, sólo asomaba su cabeza observando como su ex animaba a un Yonghwa un tanto nervioso.

-Hermano, todo saldrá bien. Lara está aquí, confía en ella- “Y tanto que estaba” pensó la muchacha. 

-Ella es la que me preocupa, me quiere muerto- Jonghyun rió irremediablemente, Lara hizo el esfuerzo de callarse una carcajada. 

-Será lo que sea pero es la mejor en lo suyo y lo sabes- Aseguró Jonghyun. Yonghwa asintió sorprendiendo a Lara con lo que dijo después.

-Sí, lo sé, hasta me pide que me ponga el cinturón. A su manera pero lo hace, me protege- La mano de su amigo palmeó su hombro apoyando su confesión. Lara se encontró con una estúpida sonrisa en la cara que borró dándose un golpe con la palma de la mano ¿Qué fue eso?

-Venga, déjate de cursilerías y vamos a disfrutar- Tenía que parar, no era sano para él escuchar como su amigo comenzaba a darse cuenta de la situación con Lara. De una forma u otra dolía bastante la verdad.

Todo parecía ir perfectamente, a la mitad del concierto Lara sintió que su trabajo había sido impecable en ese sitio. Sonrió dejándose llevar por una de las canciones en la que Yonghwa tocaba el piano.

>>Este con subtítulos: http://www.youtube.com/watch?v=aPGYSl9oa_8<<

Un escalofrío recorrió su espalda al recordar una conversación, unos días antes, con Jonghyun...


Flashback

-¿Por qué es así?

-¿Cómo?

-Tan infantil, tan condenadamente estúpido- Aclaró la joven sin dejar de ver como Yonghwa golpeaba la bolsa de boxeo. Parecía haber captado un poco como se debía hacer y mejoraba por momentos. Demasiado rápido diría Lara.

-Porque es su mecanismo de defensa-

-¿Qué?- Ahora si desvió su mirada hacia Jonghyun, totalmente confundida.

-Cuando el padre de Yonghwa murió este se prometió hacer feliz a su madre. Siendo un cretino con los demás le daba libertad para centrarse sólo en ella. Si comenzara a construir lazos con otras personas se recriminaría el no atender enteramente a su madre- Explicó su ex con total seguridad. Lara no podía creerlo, su boca se abrió totalmente ante aquellas palabras.

-Pero eso es demasiado, es joven y se está privando de todo lo que debería disfrutar a su edad. Su madre no puede estar de acuerdo con eso ¿O sí?

-No, ella no lo sabe. Se piensa que es el más amable de todos y con todos. Yonghwa sabe ingeniárselas para eso. Yo no podría, lo admiro por ello- Aseguró Jonghyun girando su rostro hacía Yonghwa, realmente decía la verdad. Su amigo merecía su total respeto.

-¿Admirarlo? No puede renunciar a su vida por esa promesa- Atónita escuchó la respuesta del muchacho:

-Lara, no está renunciando. Sólo la música es su vida, no necesita nada más para ser feliz. La música lo es todo para él- Concluyó yendo hacía donde estaba Yonghwa y sujetándole la bolsa de boxeo. Este le sonrió y comenzó a golpear más fuerte. Lara se quedó inmóvil intentando entender todo lo que acababa de escuchar.


Fin del Flashback


Entonces comprendió lo que Jonghyun le había dicho, cada nota, cada frase de esa canción le estaba confirmando que Yonghwa se mezclaba con la música, que la sentía por cada poro de su piel. Su corazón dio un vuelco alegremente mientras su cerebro parecía percatarse de algo antes de dejarse llevar por el momento. Divisó una especie de láser desde el anfiteatro, dejando todo atrás corrió como si no hubiera un mañana hasta Yonghwa. Debía salvarlo. No, quería salvarlo...



Capítulo 10: ¿Por qué?



Permissions beyond the scope of this license may be available at http://el-mundo-de-lauralrp.blogspot.com.es/.