sábado, 29 de junio de 2013

Los hijos del Kraken XIV

Aquí un capítulo "revelador" de los hijos del Kraken... Veremos que Lara cada vez se lleva más sorpresas ¿Yonghwa? ¿Yonghwa, dónde estás? Lo siento, en este capítulo no sale, bueno en la mente de nuestra prota sí...
Ya está, que me da la vena spoiler y soy capaz de contaros en capítulo antes de que lo leais :S



Capítulo 13: Nada cuadra






Capítulo 14: ¿Un único apoyo?



Un hombre corpulento pero de rostro infantil se dirigía a la sala de interrogatorios. Jonghyun lo vio pasar a prisa, algo que no le gustó ni lo más mínimo. Sin dudarlo, se interpuso en su camino.

-¿Quién es usted?- Preguntó poniéndole una de sus manos en el pecho.

-Eso debería preguntarlo yo pero le daré el lujo de saber quién soy. Soy el agente que interrogará a la señorita Lara- Bajó la vista hacia la extremidad que se posaba en su torso. -¿Qué cree que está haciendo?- Aquel hombre se giró hacia Jonghyun, le miró a los ojos ignorando el impulso de apartarle el brazo de un manotazo.

-Ella no dirá nada. Usted no la va a interrogar sin un abogado- Contestó tajante el joven.

Mientras, intentaba contener la mirada penetrante de aquel tipo. En toda su vida se había enfrentado a muchos hombres así, uno de ellos era el Kraken. Su pericia a la hora de leer a la gente era impresionante, con tan sólo un vistazo podía describir a una persona sin margen de error. Aguantó la cuchillada invisible que le lanzaban esos ojos y sonrió. El otro había captado su amenaza y parecía acatarla... Hasta que Jonghyun avistó una sonrisa ladina en los labios contrarios.

-Eso tendría que decidirlo la señorita Lara ¿no?-

No podía ir contra eso, tenía razón. Por mucho que se negara, era Lara la que escogía ser interrogada o no antes de que un abogado llegase a defenderla. Se apartó dejando caer su brazo y oyendo el bufido del imbécil, que con ademán triunfante se adentraba en la sala de interrogatorios.

-Ven pronto o todo se acabará para ella...- Plasmó sus pensamientos en voz alta dirigiéndose al único que podía salvarla ahora.

Se sentía impotente ante la situación. Estaba seguro que se trataba de una jugada macabra del Kraken. Decírselo a Lara la haría vulnerable en esos momentos, aunque no descartaba la idea de que ella ya lo sospechara, necesitaba que mantuviera la calma y, sobretodo, la situación bajo control. La conocía como la palma de su mano y si todo iba bien podría salvarse de esta con su ingenio y maestría. Más que nada porque el hecho de que era inocente estaba más que claro. Sin embargo, si algo no funcionaba como había previsto tendrían problemas, problemas que sólo el que tenía en mente podría resolver. Debía aparecer en cualquier momento. Ya era hora de hacer todo lo posible por Lara, como nunca antes, incluso si suponía desvelarle parte de los planes en los que había estado invirtiendo su tiempo desde que abandonó esa podrida organización. ¿Encajaría la realidad aquella muchacha? Si ya había descubierto una ínfima parte de la peor cara de ese monstruo podía tragar con todo lo demás ¿o no? Si se equivocaba estaría condenando a Lara, la convertiría definitivamente en lo que Kraken era ahora.

---

Lara hacía puñetas por el aburrimiento mientras que su mente seguía indagando. Ese maldito de Kraken le había tendido una trampa ¿Habría descubierto su movimiento en la comisaria? Tower era bueno en su trabajo, podría haberla rastreado sin problemas, entonces ¿también había mandado matar a ese pobre desgraciado? Dios, su cabeza daba vueltas con tantas teorías, a cada cual más perversa. Siendo su mentor, mientras más macabra fuese la situación, más propia de él sería. Sus intentos por retener las ganas de vomitar impidieron que escuchara la conversación de afuera.

Por un momento pensó en Yonghwa ¿estaría bien con todo esto? ¿Por qué no los había acompañado? Después de lo que habían vivido se había ablandado ante él, maldición, no se podía permitir eso. No quería meterlo en algo así aún si terminaran siendo rivales ¿Por qué ahora pensaba así cuando jamás lo había hecho con Jonghyun? ¡Maldito crío inmaduro y egocéntrico! Había estado apunto de acostarse con él ¿En qué coño estaba pensando? ¿Descubrir que sus padres no eran los asesinos de los suyos era razón para olvidarse de su “nueva” misión? ¿De cometer semejante locura enamorándose de un tipo como Yonghwa? Espera ¿enamorarse? Mierda. Se puso las manos sobre el rostro mientras recordaba el de la señora Jung. Esta le había lanzado un ataque demasiado cruel para no conocerla, ese hecho la inquietaba sobremanera. Cerró sus ojos por la frustración. Sólo alzó su mirada cuando la puerta de la sala donde estaba recluida se abrió.

Oh mierda, ¿cómo lo había dejado entrar Jonghyun? No, espera, no lo conocía. Había ingresado en la organización después de que el joven la abandonara. Maldición, maldita fuera su estampa. Ahora cuadraba todo, el Kraken quería deshacerse de ella ¿la razón? Por supuesto, no la sabía, pero estaba dispuesta a afrontar lo que viniera. El tipo entró seguido de un portazo ¿La quería intimidar? Já, que equivocado estaba. Sus ojos se cruzaron. Él sonrió y ella ladeó su cabeza con fingida disconformidad.

-¿Agente?- Atacó con ironía, ambos sabían que de agente no tenía ni las suelas de los zapatos.

-Detrás de ese cristal se encuentran personas que observarán su comportamiento- Mentira, Lara lo sabía. Sólo quería jugar a los policías con ella. -Todo lo que diga o haga puede ser utilizado en su contra...- Fue interrumpido cuando se sentaba frente a ella, separados por una mesa medianamente grande.

-Bla bla bla... Ya me han leído mis derechos “agente”- El énfasis final lo resaltó con una sonrisa pícara. Tenía cruzadas sus piernas y la espalda apoyada cómodamente en el respaldo de la silla. Ahora cruzaba sus brazos sobre el pecho.

-Bien, ahora dígame ¿dónde estaba usted hace cuatro horas?- Preguntó ignorándola.

-En un concierto de CNBLUE. Protegiendo al famoso cantante y compositor Jung Yonghwa-

-Eso no es del todo cierto señorita- Sin que a Lara le diera tiempo a replicar sacó unas fotos de la carpeta que traía. Puso tres en un montón y las comenzó a esparcir mientras seguía hablando. La muchacha frunció sus labios, se reconocía en las fotos como era lógico ¿cómo había sido tan tonta? ¿desde cuando se dejaba cazar tan estúpidamente por una cámara? Ah Tower de nuevo, sin ese muchacho estaba expuesta. Él se encargaba de borrar su rastro, ahora estaba sola. -Estas imágenes demuestran que a las doce de la noche salía muy apurada del callejón colindante a la calle en la que se le ve huir- La miró con sorna. -Ahora diga la verdad ¿qué hacía ahí hace cuatro horas señorita Lara?-

-Eres un hijo de puta- Le espetó sin ningún cuidado.

-Cuide su lenguaje, está hablando con un agente de la ley-

-No me jodas ¿Qué pretende? ¡¿Eh?!-

El supuesto policía fue rápidamente a apagar la cámara de seguridad donde debía ir grabado el testimonio de la muchacha. Esta lo siguió con la mirada sin detenerse en lo que estaba diciéndole.

-Dile de mi parte que esto no funcionará conmigo. Soy su mejor soldado y ¿así me lo paga?- Tapar su cambio de bando con una indignación de sentirse traicionada le venía como anillo al dedo. Incluso podría averiguar algo más sobre lo que pretendía el Kraken. Tenía que ser algo gordo para querer retenerla sin informarle de nada. -Me las pagará por esto- Le dijo mientras lo veía volver a su sitio. Lara se incorporó echando todo su cuerpo hacia delante en un movimiento brusco.

-Jajaja Lara pareces novata ¿no recuerdas con quién estás tratando?- Se giró hacia ella.

-Uh, lo sé perfectamente Hyun o debería llamarte Cifra...- Provocó descaradamente. Él cambió su mueca, ahora lucía completamente enfurecido, justo como lo quería. -Este juego se terminó-

-Nunca terminará, recuerda que está en todas partes. Has metido las narices donde no debías y si vas en contra de él te mueres, así de sencillo. Lo sabes-

-Me encantaría saber en qué he metido las narices-

-No conseguirás nada de mí, si él ve conveniente encerrarte aquí por un tiempo es por alguna razón. Sabes que después consistirá en un par de llamadas para sacarte de aquí. No hagas un drama de algo que sabes perfectamente cómo funciona-

-Maldición Hyun, soy su mano derecha ¿Qué tiene entre manos? ¿No jodas que hasta un mierdecilla como tú tiene conocimiento de ello? ¡Tengo más derecho que tú a saber sobre sus planes!- El otro rió ocultando su molestia por el insulto.

-Ya no eres tan importante, tus continuas cagadas seguramente han colmado su paciencia. Y por lo visto te quiere fuera de esto, quizás hasta te vea como ¿una futura jubilada?- Apuntó con saña.

-Serás...-

Lara se encontraba levantada apunto de coger por las solapas de la chaqueta al que aún consideraba su compañero y estamparle un puñetazo en la mejilla cuando la puerta se abrió de nuevo. Ambos giraron hacia ese punto viendo como un hombre de mediana edad aparecía por ella. Se separaron disimulando su frustrado encontronazo. Lara se fijó entonces que detrás de ese hombre estaba Jonghyun que le ofreció una sonrisa cómplice.

-¿Quién es usted?- Preguntó el recién llegado, se refería a Hyun.

-Soy el agente encargado de interrogar a la sospechosa- Dijo seguro.

-¿Con la cámara apagada?- Lara vio como Hyun tragaba saliva.

-Perdone pero me gustaría saber ¿quién es usted?- Cuestionó mientras el hombre maduro llegaba hasta la cámara y la encendía, o eso creyeron los demás.

-Soy el comisario Bi Hyuk y se me acaba de adjudicar este caso. Ahora le ordeno que se retire de mi vista inmediatamente-

Al darse la vuelta fulminó con su porte y mirada al joven que no pronunció queja alguna. Asintió y se dispuso a irse de la sala, no sin antes dirigir su mirada frustrada hacia Lara que le guiñó un ojo en signo de burla. La muchacha cruzó miradas con Jonghyun nuevamente y le indicó algo que sólo él descifraría ¿cómo? Rascándose la muñeca. El que había sido el Camaleón lo captó a la primera. Su mentor tenía un tatuaje en esa zona y por lo tanto entendió lo que Lara le trataba de decir: Hyun era uno de los hombres del Kraken. Jong movió sus labios en lo que Lara tradujo perfectamente como un: “Lo tengo”.

El comisario cerró la puerta y Lara estaba expectante, la sonrisa de su ex le daba confianza en ese hombre ¿había metido sus manos para ayudarla? Se alegró al confirmar que así era. El comisario lucía una mueca amistosa, sin dejar ver lo que estaba por decir.

-Lara, siéntate por favor- La susodicha no tuvo problema en obedecer. -Voy a ir directo al grano: Sé perfectamente que eres miembro de “Los hijos del Kraken”- Ella abrió sus ojos completamente.

-¿De qué habla? Soy una simple guardaespaldas ¿Kraken? ¿Qué Kraken?- Fingió con maestría.

-Lara... Quiero atrapar a ese monstruo tanto como tú. Ahora las cosas han cambiado, considérame como un aliado. He arriesgado mi puesto por defender lo que creo que es verdad: Eres inocente y tanto mi mejor contacto como yo lo sabemos. Me siento en la necesidad de decirte que te tiene en alta estima y también desea tu bien fuera de ese mundo falso en el que Kwon Hyuk Jae te ha sumergido- Explicó con sinceridad el hombre que ahora tenía en frente.

No tenía razones para dudar de él, no después de deducir que Jonghyun estaba detrás de todo el repentino acuerdo. -Jonghyun...

-Como Dae Hyun- Añadió el comisario inmediatamente.

-¡¿Él también?!- No podía creerlo, no se había dado cuenta de que aquel pintoresco detective fuera conocido del Camaleón. El maldito actuaba tan bien que lo insultó mentalmente mientras se reía por la irónica situación.

-Ajá-

-Ahora entiendo, Jonghyun lo había llamado por orden suya ¿no es verdad?-

-Así es, yo lo ordené. Mira, sé que puedes sentirte engañada pero quiero demostrarte que estamos en el mismo bando- Lara lo observó levantarse, terminar frente a la cámara y indicarle que seguía apagada. -¿Lo ves? Esta conversación me costaría el puesto y lo que es peor, podría perder mi reputación de policía galardonado por mis años de esfuerzo e ir a prisión- Lara simplemente sonrió antes de hablar.

-Sí, le creo, le comprendo. Además, si Jonghyun ha sido quien lo ha traído me hace confiar en usted plenamente. Ahora sé que no estoy sola para hacer justicia, ahora sé que puedo vengar mi pasado, mi verdadero pasado... Disculpe ¿le puedo hacer una pregunta?-

-Sí, por supuesto- Accedió amablemente.

-¿Qué le hace ser diferente a otros? ¿Qué le hace perseguir al Kraken hasta la saciedad?-

-Era un viejo amigo que escogió el peor de los caminos- Lara denotaba melancolía en sus palabras.

-¿Cómo?- La miró a los ojos antes de llamar totalmente su atención.

-Lara. Me llamo Kwon Bi Hyuk, Kwon Jae Hyuk es mi hermano-



 
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://el-mundo-de-lauralrp.blogspot.com.es/.